8

8 años después

eran tres.

Vos y tus dos perros.

El aceite y el libro de Vladimir.

Verte me da que pensar.

¿Somos lo que fuimos hace una década?

¿Podremos evitar pagar los trenes?

¿Escaparnos a una isla?

¿Saltar las barreras?

¿Faltar a clases?

¿Jurar amor eterno?

 

M de Madrid

Y en otro medio de transporte

añorábamos lugares que no conocíamos.

En un sueño tuve la esperanza de estar

en una plaza de porcelana.

Ser eternas en un lugar sin pena.

Y en el fondo, vos llorabas,

pero esta vez llorabas de felicidad.

No importaban las horas, ni los años.

Por primera vez no vimos maldad en el ser humano.

 

 

 

Tarde Negra

Recuerdo a la niña en la ventana,

perdiendo la ultima esperanza en el mundo.

Como puede ser que con tan solo 7 años, entiendas todo?

Te mintieron una vez mas.

Ella te mintió.

Las horas no pasaban y llorabas.

No querías estar ahí.

Y nadie se acordó de vos.

Hoy ya no estás.

hoy ya te fuiste para siempre

y por esa ventana nunca te vi pasar.

Frío

Es el frío el que me trae a escribir de nuevo,

Él mismo me empuja a que no se me congelen los dedos.

Donde yacen los poetas…  ¿habrá estaciones?

¿Sera un eterno invierno?

¿Cómo se sentirá Google al no saber responderme?

Me congelo.

 

 

Inventario

El humo enredándose en el cielo.

Los veranos amaneciendo en el piso.

Los infinitos números en tus pecas.

Los planetas pintados en tu espalda.

Sócrates sabiéndolo todo.

La miel que reflejan tus ojos.

Las lluvias de Enero.

Lo eterno que encuentro entre tus brazos.

Las lagrimas ácidas.

Los perros que nunca tuvimos.

Las excusas con polvo de ladrillo.

Lo bailes que no bailamos.

Las flores que robaste.

El profesor frustrado.

La alumna que no aprendió.

 

Acero

Hoy nos volvimos a encontrar, volviste a madrugar. No brillabas como aquella noche de verano, en la que te llevaste uno de mis objetos mas preciados. Hoy estabas abrigada, el color azul no te sienta bien, sera por eso que no me asustaste. Hoy te desafié, hoy dudaste, dudaste como siempre, tenias que ser mujer. Hoy me perdonaste, hoy no era el día. ¿Te sorprendió que salga corriendo? Sabía que no te iba a escuchar gritar a mis espaldas, me arriesgue a huir, a tomar yo la decisión de dejarte.

¿A cuantos te llevaste a dormir con vos para siempre?

Hoy no te sueño mas.

 

Úrsula

-Toda la creatividad viene de lugares oscuros -Susurro Úrsula.

Caminábamos por Champs-Élysées, el frío penetraba mis arterias mas tapadas. No tuvimos suerte, no nevó ese invierno.

Úrsula tenia la tez pálida como el mármol, grandes ojos y la mirada perdida, sin embargo fingía que me quería.

Nunca me gustó adivinar sus pensamientos, ya era tarde para morir de amor en París.

-¿Me amas? -Preguntó ella.

Úrsula me lo preguntaba diez veces al día. 

-No sé -Contesté.

Me gustaba ver en sus ojos la desilusión que le provocaban esas simples palabras, mas bien me gustaba cuando sus ojos se cristalizaban.

-Gracias -Replicó y acelero sus pasos como si la ciudad se le fuera a escapar, mientras yo la perdía entre la niebla.

Nunca fue mía.